tomada de huffingtonpost.es

Informers, ¿Conoce sus riesgos?

Si hasta hace bien poco viajábamos a velocidad de crucero, con la masiva irrupción de las redes sociales ahora viajamos a la velocidad de la luz. En tan solo un par de meses un nuevo fenómeno viral se ha colado en las vidas de miles de adolescentes, se trata del fenómeno “Informer”.

Esta nueva forma de comunicación comienza en la Universidad Autónoma de Barcelona, se envía un mensaje por Facebook siendo publicado de manera anónima, por lo que cualquiera puede comentar lo que quiera de cualquier persona o institución.

La mayoría de los informers son inocentes y apenas tienen trascendencia, pero no siempre es así.

Para dimensionar el calado del tema baste una cifra; en tan solo tres días los creadores de la idea consiguieron 7.000 seguidores. En este momento no se sabe cuántos seguidores hay, puesto que el fenómeno se ha desplazado a otras universidades y de ahí a centros de secundaria.

Muchos padres comienzan a estar seriamente preocupados por las consecuencias que está teniendo en la vida de sus hijos, comprueban como de manera anónima los chicos reciben insultos, amenazas o comentarios vejatorios. Ante el desmadre las instituciones advierten de los peligros potenciales y las medidas que se pueden llevar a cabo, el instituto de consumo de Badalona ha aconsejado a los padres que tipo de medidas pueden tomar ante los informers que puedan tener contenido injurioso. Parece que esto no ha hecho más que empezar.

¿Cuál ha sido la razón del éxito fulgurante de los informers?

El verdadero éxito de los informers se debe a su “anonimato”, el individuo cuando se diluye en la masa puede llevar a cabo cosas que jamás haría por sí solo, de esta manera el grupo puede amparar conductas socialmente indeseables o impropias. Los infomers son anónimos y en ello radica gran parte de su “morbo”.

Esta forma de comunicación puede causar un gran daño en los adolescentes.

Imagínese que a una chica empiezan a llegarle informers diciéndole que está gorda. Quizá a los primeros no de importancia, pero en cuanto se multipliquen la chica comenzará a pensar que está gorda de verdad, se preocupará e iniciará un proceso autodestructivo. Cada vez que pase por los pasillos del instituto mirará con recelo intentando adivinar quién le ha enviado el mensaje. Su vida puede convertirse en una pesadilla.

El anterior es sólo un ejemplo, pero es conveniente alertar que en estas edades los chicos son muy susceptibles a los comentarios de sus compañeros. La opinión de los demás tiene una gran importancia e incide directamente en su autoestima, los comentarios negativos o despectivos pueden causar en el adolescente un gran deterioro emocional de imprevisibles consecuencias.

¿Qué pueden hacer los padres?

Los adolescentes raramente comunican a sus padres las experiencias que tienen con otros adolescentes y esto es así porque entienden que ellos no pueden ayudarlos. Por lo tanto es muy recomendable que el chico sepa que sus padres no solo pueden ayudarlo en cualquier circunstancia, sino que lo harán sin reproches. El temor del adolescente es que cuando de a conocer lo que le pasa reciba contestaciones del tipo: “ya te lo decía yo”, “a saber lo que habrás hecho”, etc.

Otra medida a tomar es estar atentos a repentinos cambios de humor de su hijo. El niño puede mostrarse anormalmente eufórico o todo lo contrario, anormalmente inactivo, inapetente.

Si ocurre algo de eso tenga la seguridad de que algo está fallando. Los padres en estos casos intentan que sus hijos le cuenten que está pasando, a veces los chicos lo cuentan pero habitualmente no lo hacen. Más que preguntar lo que debe hacer es averiguarlo a través de lo que saben su grupo de amigos, en el instituto…no pare hasta conocer la causa del cambio de actitud.

Si al final el chico está siendo objeto de abuso por la emisión de informers debe ponerlo en conocimiento de la autoridad cuanto antes. No sea tibio, pueden no ser bromas inocentes y tener efectos inesperados.

 

Compartir

¿Te ha gustado? Si has disfrutado por favor considera compartirlo en tus redes sociales, dejar un comentario o suscribirte a los contenidos por e-mail o por RSS

, , ,