T.Doner (New York Times)

Aprender idiomas, sin morir en el intento, es posible

Seguro que si les digo el nombre de Timothy Doner a pocos les sonará, intuímos que puede ser americano, pero poco más. Pues bien, el tal Timothy es un adolescente neoyorkino de 17 años que maneja 23 idiomas. Sí 23, y la cosa parece que no va a quedar ahí.

Teniendo en cuenta lo que le cuesta a un adolescente medio hispano aprender inglés, no me dirán que el dato no es escalofriante.

Nuestros chicos se pasan la vida intentando chapurrear la lengua de Shakesperare. Desde la más tierna infancia comienza su calvario, ya en el parvulario inician el aprendizaje del vocabulario básico que, sin duda, les llevará al éxito en el futuro. Los colores, los números, el abedecedario, etc, todo siguiendo un estricto orden y una lógica feroz.

Durante la educación primaria y secundaria son los verbos, las primeras estructuras gramaticales y la enrevesada pronunciación el caballo de batalla. Como a estas edades, interesante, lo que se dice interesante no es, lo locos bajitos reciben apoyo en su tortuoso aprendizaje por parte de profesores particulares. Las tardes se convierten en lánguidos períodos ocupados en recitar verbos, nombres, adjetivos, etc.

!El chico va a comenzar el bachillerato y no se entera de nada con el inglés, que hacemos Manolo!…haberlo llevado a un colegio bilingüe, diría un político de abolengo liberal, ya sabemos como está la enseñanza pública y la mayoría de la concertada.

Total que Manolo y Pepi, deciden tirar de ahorrillos y enviar al sufrido estudiante de lenguas vivas a Londres, al menos unas semanitas en verano. Por fin el atribulado adolescente consigue balbucear sencillas frases en el idioma universal, ya en la tierra prometida cae en la cuenta de que tantos años de esforzado aprendizaje apenas le dan para comunicar el hambre que tiene o por donde se va “Trafalgar Square”.

Justo cuando tiene que regresar y empezaba a entender a esos seres blanquecinos de ojos claros, debe regresar. Contento con sus progresos recala en su  tierra natal seguro de haber aprovechado el tiempo y el dinero de sus amados progenitores. !Ha sido una experiencia fantástica, tengo que volver el año que viene!, ya hijo ya, pero ¿Has comido bien…?

El secreto del adolescente Timothy Doner

Aparte de dominar a la perfección el inglés, en esto influye mucho que el joven resida en New York, ¿Qué leche le habrá dado al pequeño Tim para que hable 23 idiomas?

El hiperpolíglota adolescente maneja las principales lenguas europeas como el francés, castellano, alemán o italiano, pero no contento con eso también se ha atrevido con perdidas lenguas africanas, el chino o el swahili.

Vamos que Artur Mas se lo lleva a port aventura una semana y monta un curso de “aprenda catalán con mil palabras”, a ver después quien es el guapo que osa hablar castellano en cataluña.

Todo empezó con su amor por la música. Timothy aprendía de memoria las letras de las canciones y posteriormente las interpretaba a amigos y familiares. Este método tan poco original, pero a lo que se ve efectivo, fue el empleado por el chico para iniciarse en los idiomas. No contento con cantar quería saber el significado de las canciones y ahí se desarrolló su increíble habilidad.

Para practicar la ingente cantidad de idiomas que conoce, Timothy pasea por la ciudad de New York, se sienta a escuchar a otras gentes, emplea el metro, va al barrio chino o la zona israelí, se mueve por los lugares donde encuentra personas que hablan las lenguas que el estudia. Pero sobre todo emplea internet.

A través de Skype y redes sociales, el adolescente ha conseguido contactar con personas de todo el mundo. Intercambia información y mantiene conversaciones cada vez que puede. En definitiva habla, por que para dominar una lengua hay que hablarla.

Ya ven, el secreto del joven Timothy se lo podrían haber revelado algunos de los miles de emigrantes españoles. Despierte en sus hijos el deseo de comunicarse con personas de otras culturas y verán como es falso el dicho británico “Un español es un señor que está intentando aprender inglés toda la vida”.

Timothy no es capitán del equipo de basket, tampoco tiene tatuajes, pero mola. No se pierdan esta entrevista hecha en NTD.TV

 

 

Compartir

¿Te ha gustado? Si has disfrutado por favor considera compartirlo en tus redes sociales, dejar un comentario o suscribirte a los contenidos por e-mail o por RSS

, , ,